FINALIZA EL CURSO DE MANIPULADOR DE FITOSANITARIOS ORGANIZADO POR CONVEGA Y EL SERVEF

IMG-20170330-WA0000

El Consorcio para el Desarrollo Económico de la Vega Baja (Convega) y el Servicio Valenciano de Empleo y Formación (Servef) han clausurado el curso de Formación Modular Trasversal denominado “Control Fitosanitario”, en el que han participado quince personas en situación de desempleo.

 

Esta acción formativa, que ha contado con la colaboración del ayuntamiento de Benejúzar, se ha desarrollado en las instalaciones de la Casa de la Juventud, y ha tenido como objetivo la capacitación del alumnado en las competencias profesionales, que son necesarias y obligatorias, para aplicar productos fitosanitarios, ayudando a preservar el medio ambiente y favorecer al desarrollo sostenible de nuestra agricultura.

 

El acto de entrega de diplomas ha estado presidido por el alcalde de la localidad, Antonio Bernabé, quien ha puesto en valor la formación recibida por los alumnos “que conlleva a la obtención del Carnet de Manipulador de Fitosanitarios de Nivel Cualificado, tan demandado y necesario para el desempeño de actividades relacionadas con la utilización de plaguicidas y que mejora sus posibilidades de inserción laboral”. Por su parte, Inmaculada López, Jefa de Estudios del Centro Servef de Formación de Orihuela, ha resaltado la importancia de la cualificación profesional de cara al acceso al mercado de trabajo en un entorno cada vez más competitivo.

 

Los participantes han podido conocer, entre otros, los aspectos relacionados con las buenas prácticas medioambientales y fitosanitarias, las actualizaciones en plagas, tratamientos y métodos de aplicación o la prevención del riesgo derivado de la utilización de plaguicidas a través de las Unidades Formativas “Determinación del estado sanitario de las plantas, suelo e instalaciones y elección de los métodos de control” y “Aplicación de métodos de control fitosanitario en plantas, suelo e instalaciones”, que han tenido una duración de ciento veinte horas lectivas.

 

El control fitosanitario tiene como objetivo evitar, prevenir o disminuir las pérdidas económicas causadas por las plagas en las plantas cultivadas, forestales u ornamentales utilizando para ello las medidas más convenientes y adecuadas en cada momento con la limitación fundamental de que no deben de entrañar riesgos para las propias plantas, ni para el aplicador, ni para el consumidor ni para el medio ambiente en su conjunto.